lunes, agosto 04, 2008


Las empresas buscan una cosmética de marca que les diga algo a los seres humanos

La razón es que cada vez más personas empiezan a 'inmunizarse' contra el marketing, a pesar del ruido comercial, según Luiz Moutignho.

El especialista es director de los programas de doctorado de la Escuela de Administración de la Universidad de Glasgow y estuvo en la Escuela de Verano de la Universidad de los Andes como catedrático.


Añade que esta tendencia en las personas se da luego de 50 años de estar habituadas a un tipo de comercio. Asegura que los cambios en el comportamiento del consumidor son constantes y de igual manera las tendencias del marketing.
Por eso, explica, el consumidor es emocional y desde allí hay que tocarlo, no con discursos aprendidos de memoria.

"Muchos paradigmas están cambiando y las empresas ya no pueden ver al consumidor de manera paternalista, él cada vez tiene más poder", afirma Luiz Moutignho.

"Se habla de prosumo, la relación entre el productor y el consumidor, así los clientes consumen lo que quieren. Y, precisamente, las empresas con visión están respondiendo a eso", afirma.

Una de las nuevas armas, que empezó a imponerse desde hace diez años, es el neuromarketing, a través de la tecnología de imagen, que en principio estaba en los hospitales para salvar vida y ahora es una herramienta en el mercado de capitales. "Se trata de una nueva arma para entrar en la cabeza del consumidor.

Literalmente, se estudia el cerebro, la amígdala (que determina la parte emocional) y el hipocampus (relacionado con la memorización). Y es que el 25 por ciento de las acciones humanas son inconscientes", añade Moutignho. Por eso, hay audiencias que son más vulnerables.

Es es precisamente el reto, respetar el aspecto ético. "Hay que tocar la parte emocional y hacerlo con creatividad pero sin dar expectativas falsas. Tocar con experiencias de los sentidos".

Por otro lado, sostiene que muchas personas quieren volver a la simplicidad, a tener más flexibilidad, más tiempo para su familia y sus amigos, así tengan un menor salario. Y esa es otra respuesta.


Así mismo, existen nuevos canales para llegar a la gente con diferentes necesidades, como Internet: "es el marketing del sentido común. Moutignho dice que hay blogs, comunidades y tribus y boicot a marcas, así como otra gente que quiere diferenciarse, con la percepción de que hay cosas mejores que otras".

Pero, lo cierto es que hay más competidores no tradicionales, como los call-center, mercados saturados y la satisfacción es derivada de minimizar tiempo y esfuerzo para las personas. "Ellos ofrecen un libreto y no manejan el sentido común. Y la pregunta es ¿qué es mejor: este tipo de atención o una persona en la tienda que le explique al comprador?"

La clave, para él, está en integrar en una organización gestores de negocios que puedan trabajar juntos en finanzas, marketing y logística.

Se van moviendo las fichas, a jugar....


Saludos, GAby Menta (en mis vacaciones de Invierno)

1 comentarios:

joaquin dijo...

Las neurociencias saben que la habituación puede darse con cualquier cosa. Alguien al momento de ver algo nuevo (por ejemplo alguien que nunca subió a un avión) su foco atencional está disperso en todo el campo visual por ser novedad, por ende el que sea innovador va a lograr grandes resultados. A su vez si el consumidor esta habituado y marketing no le causa el mismo efecto, sacar el mayor provecho de esa habituación.
Saludos